noviembre 11, 2019
Internacional Principal

Renuncia Evo Morales a la presidencia de Bolivia

Acorralados por la sublevación popular en su contra y abandonados por las Fuerzas Armadas, la Policía e incluso por sus más cercanos colaboradores, el presidente de Bolivia, Evo Morales, y el vicepresidente, Álvaro García Linera, renunciaron este domingo a sus cargos.

Pese a que esta mañana Morales convocó a nuevas elecciones tras un informe de la OEA que reveló “irregularidades” en los comicios de octubre, las manifestaciones contra el presidente boliviano continúan en ascenso este domingo en las calles del país.

Según medios internacionales, la decisión fue anunciada después de que el comandante general de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, y el de la Policía Nacional, Vladimir Calderón, le solicitaron dar un paso al costado para desactivar la crisis política y social.

“Es mi obligación como presidente indígena y de todos los bolivianos asegurar la paz social”, comenzó su mensaje de dimisión el presidente boliviano. “Renuncio para que (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho no sigan maltratando a los familiares de nuestros compañeros, no sigan atacando a los ministros y diputados, para que dejen de maltratar a los más humildes”, dijo Morales.

“La lucha no termina aquí. Los humildes, los patriotas, vamos a continuar luchando por la igualdad y la paz. Espero que haya entendido mi mensaje, Mesa y Camacho, no perjudiquen a los pobres, no le hagan daño al pueblo. Queremos que vuelva la paz social. Grupos oligárquicos conspiraron contra la democracia. Fue un golpe de Estado cívico y policial. Duele mucho lo que ha pasado”, agregó.

Por su parte, el vicepresidente, Álvaro García Linera, hizo un recuento de los logros económicos y sociales del gobierno durante casi 14 años de mandato, antes de presentar su renuncia. “Hemos levantado Bolivia. El 20 de octubre casi la mitad de los bolivianos votó por nosotros. Fuerzas extrañas y oscuras, desde ese momento, empezaron a conspirar. Quemaron instituciones y sedes sindicales. Formaron bandas paramilitares para intimidar a los campesinos, amenazaron a nuestros compañeros. Fue un golpe de Estado. Yo también renuncio. Siempre le he sido leal al presidente, estoy orgulloso de haber sido el vicepresidente de un indígena y lo acompañaré en las buenas y en las malas”, afirmó García Linera.

El presidente argentino, Mauricio Macri, estuvo al pendiente de la crisis institucional boliviana y decidió otorgar asilo político a todos los dirigentes bolivianos que lleguen al país, incluido Evo Morales; la decisión es “dar asilo a todos los bolivianos que lleguen a la Argentina”, aseguró a Infobae un vocero del gobierno que acompaña al presidente en el seguimiento de la crisis en Bolivia. No se descarta que Evo Morales se exilie en la Argentina, acorde a la versión que se maneja en la Cancillería.

Antes del anuncio, el presidente tomó un vuelo desde El Alto (La Paz) hacia Cochabamba, su bastión y cuna política, agregó el medio Infobae.

Las protestas en Bolivia se desataron después de las elecciones presidenciales del 20 de octubre en la que Morales obtuvo su cuarto mandato tras un polémico conteo de votos, sin embargo, la oposición consideró fraudulentos estos comicios. En Santa Cruz (este), donde incubó la protesta contra Morales, los manifestantes se mantenían en las puertas de los cuarteles policiales, pidiendo la renuncia de Morales, que temprano llamó a la pacificación del país tras la anulación de las elecciones.

Related Posts