septiembre 19, 2019
Sin categoría

Traición en la Legislatura.

Ni ahorros, ni reducciones salariales, ni austeridad republicana. “Gobierno rico con pueblo pobre”, ese fue el mensaje que enviaron los diputados de la Regeneración Nacional en materia presupuestal, apenas iniciada la LXIII Legislatura del estado.

Tras años de construir un discurso para derrocar el dispendio, los excesos y el abuso de poder, los partidos que conformaron la coalición “Juntos Haremos Historia” (Morena-PT-PES), vendieron tempranamente al “pueblo” que juraron representar con honestidad.

La reasignación de recursos para justificar los remanentes de las extintas “Herramientas Legislativas”, resultó en una acrobacia técnica con el que dieron viabilidad al despilfarro. Como candidatos, exclamaban indignación; como diputados, abrazaron los privilegios.

No prevaleció ni en Morena, ni en el Partido del Trabajo, ni en Encuentro Social, una medida real de racionalidad del gasto, donde la austeridad republicana tuviera cabida. A contrasentido, el día de ayer avalaron un proyecto de presupuesto para 2019 por el orden de los 335 millones de pesos, 20 millones por encima de lo que se erogaría en 2018.

Brilló por su ausencia cualquier propuesta de economía y moderación en el uso de recursos que, paradójicamente, su líder Andrés Manuel López Obrador festejó a mano alzada con Ricardo Monreal Ávila este mismo fin de semana en Zacatecas, durante el mitin en la plazuela Miguel Auza.

Los legisladores locales de la Cuarta Transformación traicionaron a Andrés Manuel al desoír su mensaje: “En vez de oponerse, fueron [los senadores] los primeros que dijeron ‘vamos a bajar los sueldos en el Senado’ e hicieron lo propio los diputados federales. Y yo espero que hagan lo mismo los diputados locales.”

En el templete, detrás de López Obrador, escuchaban atentos: Alma Gloria Dávila Luévano, Omar Carrera Pérez, Jesús Padilla Estrada, Gabriela Evangelina Pinedo Morales, Verónica del Carmen Díaz Robles, Navidad de Jesús Rayas Ochoa, Felipe de Jesús Delgado de la Torre, Mónica Borrego Estrada, y Armando Perales Gándara.

En el vacío quedó la apología del líder máximo: “Vamos a bajar los sueldo de los de arriba porque van a aumentar los sueldos de los de abajo”. Sus legisladores aplaudieron con entusiasmo, pero la simulación permearía su forma de concebir un gobierno “al servicio del pueblo”.

Y es que la traición a la Cuarta Transformación se consumó un par de días después. En voz del diputado José Dolores Hernández Escareño, presidente de la Comisión de Patrimonio, Presupuesto y Finanzas, la opinión pública conoció que, del total restante de las Herramientas (22 millones), casi 6 millones de pesos iría a parar al pago de nómina (de por sí engrosada).

Otros 12 millones se ajustarían para servicios generales del trabajo legislativo, y el restante de destinaría a la Fiscalía Especializada en Trata de Personas donde ahora despachará la ex diputada Lorena Oropeza Muñoz, que abandonó el trabajo legislativo en agosto.

Si bien es cierto que la reasignación presupuestal –relativamente- hace justicia al presupuesto en el rubro de servicios generales de la Legislatura, capítulo 3000, de donde se recorrieron los recursos hacia las dádivas y apoyos extraordinarios (capítulo 4000), la Regeneración Nacional y sus aliados fallaron en colocar cimientos al edificio de la austeridad republicana.

Igualmente es cierto que existió una propuesta de la diputada petista, Gabriela Pinedo, que perseguía la creación de un fideicomiso donde los remanentes de Herramientas pudieran triplicarse con recursos de los gobiernos estatal y federal para fortalecimiento educativo. No obstante, a la hora de la votación definitiva, Pinedo Morales decidió ir en contra de su propio proyecto.

En Morena desertaron a la prédica porque aquello “que no sea una percepción razonable lo vamos a desechar, esa es la posición”, como lo aseguró Jesús Padilla apenas tomaba protesta como representante popular del gobierno honesto. No robar, no mentir, ¿no traicionar al pueblo?

“Es que no podemos adelantar vísperas” afirmó entonces a La Jornada Zacatecas el diputado Padilla Estrada, cuando esquivó a la pregunta de la reducción salarial en la Legislatura local, como ya se implementaba, por su mismo partido, en la Cámara Baja del Congreso de la Unión.

¿Diagnóstico de Morena para conocer las condiciones económicas y ajustar los salarios de los diputados? ¿Diagnóstico del PT para reducir la nómina del Congreso? Ninguna de las dos. El presupuesto lo asumirán, en buena medida, los legisladores.

De esta manera, y a contracorriente del poder que les confirió Andrés Manuel en las urnas, los legisladores de la coalición “Juntos Haremos Historia” en Zacatecas se alejan, poco a poco, de la nueva república austera, honesta y amorosa. ¿El presidente electo estará al tanto de esta traición?

#Casualidades: De tarea o en las aulas, pero los estudiantes de la Universidad Autónoma de Zacatecas tienen que cooperar, más a fuerza que voluntariamente, con el Nuevo Acuerdo Nacional en Educación, y por ende con la Regeneración Nacional.

En manos de los estudiantes ya cae un cuestionario que, con algo de sarcasmo, han decidido llamar “Guía de Diálogo”. En él, se interroga a los alumnos, y se obliga a otros tantos a realizar el sondeo, acerca de las condiciones educativas en Zacatecas.

Llama la atención, por ejemplo, la pregunta siete: “Gracias por atendernos. Mi nombre es —–, vengo de la Universidad Autónoma de Zacatecas, estamos trabajando en colaboración con el gobierno electo, para conocer su opinión sobre la Educación en nuestro país, para la cual solicitamos sea tan amable en contestar la presente encuesta.”

¿La UAZ colaborando con el “gobierno electo” que todavía no es una autoridad en funciones, y por lo tanto, obedece más bien a Morena? ¿Bajo qué convenio? ¿Quién coordina o supervisa la realización de la encuesta? ¿La Delegada de Programas Especiales de Desarrollo, Verónica Díaz, que tampoco ha asumido funciones? ¿O acaso son las manos de Simón Pedro de León Mojarro nuevamente moviendo las entrañas de la universidad a favor de un partido?

Son preguntas que el rector Antonio Guzmán Fernández deberá responder a la brevedad. Mala semana para la máxima casa de estudios, donde también se ha descubierto una red de fabricación de resultados de examen TOEFL en la Unidad de Odontología.

¿Y su coordinador de comunicación? En pleno conflicto de interés por su noticiero radiofónico.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *