junio 16, 2019
Cultura Destacados

90 años del nacimiento de Ana Frank

Por: Andrea Alejandra Villegas

Conocida en el mundo de habla hispana, como, Ana Frank, Annelies Marie Frank, nació un día como hoy, 12 de junio pero de 1929. Conocida gracias a la publicación de su ‘diario íntimo’, hoy, esta niña de ascendencia judía, estaría cumpliendo 90 años de edad.

Marie Frank nació en Fráncfort del Meno en Alemania, fue la segunda hija de Otto Heinrich Frank y de Edith Hollander . Era familia de judíos alemanes, cuyo progenitor había sido teniente del Ejŕecito Alemán en la Primera Guerra Mundial.

Huyendo de los nazis, la familia Frank se mudo a Ámsterdam, y ahí, al cumplir 13 años, Ana Frank recibió de regalo un diario. Poco después, empezó a plasmar en él a sí misma y a su familia, y por lo tanto a su vida mientras tenían que ocultarse en un escondite, la Achterhuis o “Anexo secreto”, como lo llamó en su relato personal.

La mañana del 4 de agosto de 1944 la Grüne Polizei, Gestapo asaltó la achterhuis. Junto con otras mujeres Ana fue obligada a permanecer desnuda para “desinfectarla”; le raparon la cabeza y le marcaron un número permanente de identificación en el brazo.

Más de 8000 mujeres, en las que se incluía a Ana Frank, fueron trasladadas, a un campo de concentración. En febrero de 1945, una epidemia de tifus, se propagó por todo el campo; se estima que terminó con la vida de 17 000 prisioneros.

Testigos contaron que Ana murió debido a la pandemia, a mediados de febrero. Unos dos meses después el campo fue liberado por tropas británicas, el 15 de abril de 1945.

Tal vez te interesa: La historia detrás de los números de emergencia

EL DIARIO

Ana, le escribía a su diario como si estuviera dirigiéndose a una amiga; Lo llamaba ‘Querida Kitty”. Antes de morir, sus amigas del campo de concentración habían guardado el diario,.

Otto Frank sobrevivió y fue informado del fallecimiento de su esposae hijas, fue entonces cuando Miep Gies , amiga de Ana, le dio el Diario. Tras leerlo, Otto se percató de que su hija había mantenido un registro exacto y bien escrito de los hechos.

Tratando de cumplir el póstumo deseo de Ana expresado en el Diario de convertirse en escritora, decidió publicarlo. Y fue así que su obra sigue vigente hasta el día de hoy, recordándonos que son siempre los menores, y los inocentes, quienes más sufren en las guerras.

Related Posts